domingo, 14 de enero de 2018

Nueva tesis analiza el estado de la comunicación digital y su gestión en el mundo del fútbol profesional

Los clubes de fútbol profesional apuestan cada vez más por las redes sociales, sobre todo Twitter, para publicar contenidos con el fin de velar por su imagen corporativa, estar en los medios de comunicación y llegar y fidelizar al fan, si bien aún existe un margen de mejora, que pasa por conocer mejor a su audiencia e incluso hacerla más partícipe de esos contenidos.

Así lo destaca Rafael Cano en su tesis doctoral Comunicación Digital en el mundo del fútbol, defendida con éxito hace solo unos días en la Universidad de Cádiz. Esta investigación, dirigida por el periodista y profesor de Periodismo Francisco Javier Paniagua (Universidad de Málaga), se suma así al cada vez más amplio listado de tesis doctorales sobre periodismo deportivo defendidas en los últimos años en España.

El estudio tiene como objetivo comprobar el estado actual de la comunicación digital y su gestión en el mundo del fútbol profesional. Para ello, el autor analiza el contenido emitido en salas de prensa online de clubes (masculinos y femeninos, españoles y de otros países) y federaciones nacionales con sus respectivos dominios web, así como sus cuentas oficiales en Twitter, Facebook, Youtube, Instagram y Google +. También se detiene en las cuentas de Twitter de destacados jugadores profesionales y en la explotación que estos hacen de sus respectivas marcas personales.

Así, la muestra elegida en esta tesis doctoral la componen diez clubes de Primera (Real Madrid, FC Barcelona, Valencia, At. Madrid, Athletic Bilbao, Espanyol, Sevilla, Real Sociedad, Real Betis y Las Palmas), tres clubes femeninos (Atlético de Madrid Féminas, Oviedo Moderno Club de Fútbol y Zaragoza Club de Fútbol Femenino) y otros tres de diferentes categorías (Real Zaragoza, Real Oviedo y Cádiz).

Igualmente, se analizan clubes internacionales, femeninos (FFC Frankfurt y Western New York Flash Football Club) y masculinos (Bayern de Munich, Boca y River Plate, Flamengo y Sao Paulo, PSG, Manchester Utd., Liverpool y Chelsea, Milan y Juventus, Benfica y Porto, Galatasaray, Olympiakos, Celtic, Al Saad, Jubilo Iwata, Liga Deportiva Universitaria, Los Angeles Galaxy y América de México.

Por último, incluye el estudio de la gestión de comunicación digital de cinco federaciones nacionales de fútbol (AFA (Argentina), CBF (Brasil), Federación Italiana, RFEF y Football Association (Inglaterra) y del comportamiento de seis futbolistas en sus cuentas de Twitter: Cristiano Ronaldo, James Rodríguez, Neymar, Iniesta, Neuer y Rooney.

Twitter, la red social más usada por clubes de fútbol.

Conclusiones

Entre las conclusiones de esta tesis, destacan las enumeradas a continuación: 

. La gestión de las RRSS en comparación con salas de prensa online se realiza de forma muy parecida, con un tipo de contenidos que también son similares. Solo en Twitter publican más que en salas de prensa. Los clubes de fútbol profesionales europeos emiten más contenido que los de otros continentes.

. Twitter es claramente la red social favorita entre clubes de fútbol nacionales e internacionales a la hora de compartir contenido en internet, con el 73,5% del total de las publicaciones de clubes y federaciones. Las siguientes son, por este orden, Google + e Instagram.

. Los tipos y categorías de contenidos que comparten en menor o mayor medida las entidades analizadas tiene que ver con el interés de sus seguidores, Así, las categorías referidas al juego de un partido (prepartido, partido y postpartido) son las más utilizadas por los clubes, mientras que en las federaciones se hace más hincapié en la cantera. Otros clubes, según ámbito geográfico, otorgan importancia al contenido sobre afición. 

. Las categorías de contenido Publicidad y Patrocinadores influyen en el seguimiento y emisión de contenido de las cuentas oficiales y medios de los clubes, federaciones y jugadores.
 
. Las categorías de contenido se usan de manera diferente según el canal: en Twitter, Facebook e Instagram destacan contenidos sobre partidos, mientras que en Youtube sobresalen ruedas de prensa y entrevistas.
 
. Las cuentas de Twitter de jugadores son gestionadas de forma muy diferente que clubes y federaciones. La gestión aquí tiene como finalidad principal de conectar con el fan y en ellas destacan contenidos relacionados con la vida personal y los patrocinadores.
 
. Generalmente los clubes de fútbol no hacen partícipes a sus jugadores en cuentas oficiales. De hecho en los principales clubes del mundo como Real Madrid y Barça el grado de utilización de contenido sobre jugadores es muy baja.
 
. Los clubes en las redes sociales no hacen a aficionados todo lo partícipes que deberían ser teniendo en cuenta el potencial de estas para relacionarse con los mismos.
 
. Los clubes femeninos tienen menos seguimiento que los masculinos y el nivel de emisión de contenidos es muy inferior. Tienden más a publicar contenidos de postpartido y cantera.

. Se puede decir que existe correlación entre el poder económico y el seguimiento en las redes sociales, pues los diez clubes más valiosos del mundo suelen estar en las primera posiciones en las cinco redes sociales analizadas.
 
. Los colores representativos de un club o una federación nacional influyen en el seguimiento de estas entidades. Los colores más representativos utilizados por clubs más importantes son, por este orden, rojo, blanco y azul. Es llamativo que en países como Italia, Brasil o Portugal se le dé más importancia al negro, un color poco usado por clubes profesionales de élite en una mayoría de países en el panorama futbolístico.

lunes, 8 de enero de 2018

José Alberto García Avilés: "Los clichés se extienden en el periodismo por la prisa, la velocidad y la pereza"

José A. García Avilés. Foto: UMH.
Muchos de los estudios filológicos realizados sobre el uso de la lengua en los medios de comunicación centran sus críticas en que muchos periodistas adolecen de un repertorio léxico reducido. Uno de los aspectos directamente relacionados con la limitación del léxico empleado en el periodismo son las frases gastadas y expresiones tópicas que, de manera recurrente, pueblan crónicas y noticias para expresar situaciones y estados de ánimo de los protagonistas. Aunque los lugares comunes son a menudo un recurso que persigue la eficacia comunicativa, su abuso puede comportar una depauperación del mensaje, al que se le priva de atractivo e información, desechando otras opciones que ofrece el idioma con las que enriquecer más el texto.

Desde la Academia se viene trabajando desde hace años en la mejora de la calidad del periodismo a través de investigaciones e iniciativas formativas de especialización. Dentro del Máster de Innovación en Periodismo de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, un grupo de profesores y estudiantes ha confeccionado el Diccionario del cliché, un proyecto colaborativo que nace en las aulas, en el que se ha buscado la participación de usuarios de todos los países de habla hsipana y que tiene como propósito fundamental sensibilizar desde la Facultad de Periodismo a los alumnos de la importancia de cuidar el lenguaje como herramienta profesional.

El diccionario es un recurso diseñado para su fácil manejo: por un lado, se ofrece un buscador para localizar un cliché en concreto y, por otro, se muestra el listado completo de palabras y expresiones ordenadas alfabéticamente, cada de las cuales lleva a través de un hipervínculo a los resultados en los que aparece en Google, tanto en otros diccionarios y glosarios como en textos periodísticos para comprobar precisamente cómo se utilizan.

Hemos conversado con el profesor José Alberto García Avilés para conocer con detalle el desarrollo y alcance de esta iniciativa, así como otros proyectos que se están llevando a cabo dentro del citado Máster de Innovación en Periodismo en la UMH para seguir aproximando la Universidad a la realidad profesional.

- ¿Cómo y cuándo surge la idea de hacer un diccionario del cliché?
- A principios de octubre pasado, en clase con alumnos de primero de Periodismo, empezamos a detectar el uso de las frases hechas en las prácticas de redacción y de radio, y en las intervenciones en clase. Surgió la idea de crear un grupo de trabajo y nos dedicamos a recopilar clichés entre todos. Tras seis semanas con esta tarea, se me ocurrió crear una página que alojara todos los clichés y se pudiera consultar fácilmente. Un compañero, profesor de redacción periodística, Miguel Carvajal, diseñó la página y contribuyó a hacer realidad el Diccionario del cliché

- ¿Cuántas personas han participado y cuántos clichés han identificado?
- Han participado 30 estudiantes de periodismo y varios amigos. Durante el proceso, le comenté a varios amigos y familiares la tarea que llevábamos entre manos y mi madre, que es maestra jubilada, empezó a ir anotando en una libreta los clichés que se le ocurrían. Ella es quien más ha contribuido al proyecto, con cerca de 500 expresiones y para mí es un orgullo contar con su colaboración. Nos están llegando muchas sugerencias por correo electrónico (diccionariodelclice@gmail.com) y a través de las redes sociales. Empezamos con 3.500 entradas y ya llevamos más de 4.000.

- Entendieron desde un principio que la naturaleza de esta iniciativa debía ser colaborativa, ¿no? Muy acorde a la forma de publicar contenido y compartir conocimiento en las nuevas plataformas.
- Sí, ha sido un trabajo colaborativo, en el que hemos logrado implicar activamente a los estudiantes de periodismo para que sean conscientes de la importancia de cuidar el lenguaje y usarlo correctamente, ya que se trata de su principal herramienta de trabajo. También estamos encantados con la colaboración de decenas de personas que nos escriben. Estamos recibiendo decenas de correos de lectores que nos aportan sugerencias muy valiosas, que contribuyen a ampliar y enriquecer el diccionario. Las contribuciones provienen de muchos países; además de España nos han llegado desde Colombia, Argentina, Chile, México, Cuba, Perú, Venezuela, Ecuador...




- Los lugares comunes empobrecen el discurso periodístico; lo desproveen de atractivo, frescura e información, y aun así proliferan en los medios. ¿En algunas áreas temáticas más que en otras?
- Algunos términos son muy castizos, como "meterse en camisa de once varas", "a buenas horas, mangas verdes" o "tomar las de Villadiego", y al conocer su origen, aprendemos mucho acerca de nuestro idioma y de la riqueza que hemos ido acumulando durante generaciones. Cuando analizamos los clichés, sí es posible detectar una serie de ámbitos de donde provienen bastantes de ellos. Por ejemplo, los juegos de cartas, con términos como Meter baza, Dar juego, Cantar las cuarenta Lanzar un órdago, Ir de farol... Otro tema recurrente es la navegación: Soltar amarras, Ir viento en popa, Cada palo aguante su vela, A toda máquina, A toda vela, Abandonar el barco, No dar un palo al agua... Y tampoco faltan las frases hechas provenientes de la gastronomía: Ser la sal de todos los platos, Tener la sartén por el mango, Sacar las castañas del fuego, A fuego lento, A freír espárragos, A partir un piñón, A pedir de boca, A nadie le amarga un dulce, A punto de caramelo... Nuestro lenguaje es tremendamente rico y sabio, y esa sabiduría se transmite en infinidad de expresiones que hemos recogido.

- En un momento como el actual donde en muchos medios digitales prima el clickbait, el entretenimiento y contenidos de consumo fácil, ¿encuentran los clichés un terreno abonado para su expansión? 
- Me parece que la mayoría de las veces, los clichés se extienden en el periodismo por la prisa, la velocidad y la pereza; en un reportaje o en un artículo que tienes que entregar contrarreloj, escribes un párrafo y te salen un par de clichés, y si no eres cuidadoso, ahí se quedan; o estás cubriendo un partido de fútbol y "saltan al terreno de juego" esas expresiones que se han convertido en frases hechas y suelen acompañarte. El periodista muchas veces no es consciente de que está usando clichés, por la falta de tiempo o de cuidado a la hora de expresarse. En cambio, si uno se acostumbra a repasar sus textos, a ser más exigente consigo mismo cuando habla o escribe, entonces puede detectar los clichés y corregirlos o al menos, usarlos conscientemente cuando son expresiones que nos sirven para conectar con nuestros oyentes o lectores.


"Los clichés no son necesariamente algo negativo; a menudo se convierten en atajos del lenguaje que recogen una idea de forma muy gráfica y nos permiten conectar directamente con nuestros interlocutores"


- El cuidado por el uso del lenguaje debería ser una exigencia para todo profesional, tiene que ver con la asunción de un compromiso con el público al que te diriges y ¿también con la formación?
- Me gustaría subrayar que los clichés no son necesariamente algo negativo, sino que a menudo se convierten en atajos del lenguaje, en formas de expresarnos que recogen una idea de forma muy gráfica y directa, y nos permiten conectar directamente con nuestros interlocutores. Por ejemplo, si decimos que alguien "se ahoga en un vaso de agua", estamos transmitiendo enseguida cómo es esa persona, que se agobia con cualquier cosa, por pequeña que sea, sin necesidad de ofrecer una explicación demasiado prolija. En muchos casos, estas expresiones reflejan la enorme riqueza de la lengua castellana, su variedad de registros y las posibilidades de expresar realidades o conceptos de forma muy ingeniosa o creativa. Pero otras veces sí muestran una falta de cuidado por usar el lenguaje de forma precisa y rica, y se puede caer en un estilo plano, empobrecido a base de frases manidas y tópicos. Tratamos de que nuestros alumnos sean conscientes de que la herramienta más importante para un periodista es el lenguaje, por lo que hemos de tener una sana preocupación por  mejorar cada día y sacarle el máximo partido. Se trata de un aprendizaje continuo, que nos lleva a leer mucho, a reescribir, a detectar los errores, los tópicos, y también anglicismos, vulgarismos, incorrecciones... Los periodistas tenemos una gran responsabilidad porque llegamos a muchas personas y podemos formar o deformar a quienes nos leen o escuchan.

- Se lo preguntaba porque precisamente este Diccionario del cliché nace como un proyecto de innovación docente vinculado a un Máster de Innovación en Periodismo. ¿En qué medida la Universidad puede y debe ayudar a 'reabrir' los ojos a los profesionales de los medios, absorbidos por el día a día, a través de la transferencia de investigación?  
- En el Máster de Innovación en Periodismo nos motiva precisamente el proporcionar formación actualizada sobre los cambios que afronta la profesión, desde ámbitos tan diversos como las nuevas narrativas, los modelos de negocio, las redes sociales o las herramientas para editar, diseñar o mejorar la producción periodística. Es decir, tratamos de ayudar a que los profesionales que ya tienen una experiencia y una trayectoria puedan reciclarse y conozcan las tendencias en aspectos clave de su trabajo. Porque el periodismo está sometido a un cambio muy profundo, con muchas implicaciones, que hace necesaria la formación continuada. Los cursos online que hemos lanzado ahora, por ejemplo, sobre nuevas narrativas o innovación, van en esa línea. Para ello contamos con excelentes profesionales que conocen de primera mano esas tendencias. En el periodismo, y en casi todos los ámbitos profesionales, hoy más que nunca es necesaria la formación continua para estar al día.

- No estamos tan lejos (todos buscamos lo mejor para el periodismo), aunque a veces profesión y Academia se miren con desconfianza. ¿Hemos avanzado algo a este respecto en España en los últimos tiempos? 
- Sí, en los últimos años se está dando un mayor acercamiento entre las Facultades de Periodismo y los profesionales. Por un lado, numerosas facultades han implantado un amplio número de programas, proyectos e investigaciones que están en contacto directo con el mundo profesional y ofrecen valiosa formación al sector. Por otro lado, espoleados por los cambios que plantea el periodismo digital, muchos periodistas afrontan una necesidad cada vez mayor de actualización y reciclaje. Nos encontramos, por tanto, en un momento óptimo para estrechar lazos y establecer puentes más sólidos entre la Academia y la profesión, dos ámbitos que en mi opinión, están "condenados a entenderse" en los convulsos tiempos actuales. Iniciativas como tu blog, sin ir más lejos, o los seminarios, cursos y jornadas que se organizan en muchas facultades, y otras actividades de intercambio de conocimientos son pasos en ese sentido.

miércoles, 3 de enero de 2018

Eurosport explica las disciplinas olímpicas de invierno en vídeos infográficos con realidad aumentada

Los Juegos Olímpicos de Invierno ya anticipan la que será una nueva cobertura periodística diferenciada por parte de medios internacionales de referencia. La cita de 2018 en Pyeongchang (Corea del Sur) no solo constituye una nueva oportunidad para que el periodismo vuelva a hacer algo de pedadogía informativa acercando al gran público deportes menos conocidos, sino también para que se siga innovando en las coberturas de grandes acontecimientos deportivos, como ya ocurrió en Sochi 2014.

El periodismo deportivo explicativo halla en el magno evento invernal el terreno abonado para aplicar las nuevas tecnologías a la narrativa más visual y hacer aún más claro y comprensible el conocimiento de la competición, su historia, su reglamento, su formato e incluso su léxico. Para ello, una vez más, el vídeo y los gráficos se convierten en los mejores aliados posibles para dar profundidad y contexto a las previas que han empezado a construirse desde distintos medios. 




Así, mientras Sports Illustrated ha elaborado en su sitio de los Juegos una serie de guías para no iniciados cada una de las disciplinas olímpicas invernales, fundamentadas en claves apoyadas en infografías, el canal deportivo Eurosport, que cuenta con los derechos de emisión de las competiciones olímpicas y paralímpicas en Europa hasta el año 2024, ha lanzado una serie periódica de vídeos infográficos enriquecidos con realidad aumentada y apoyado en datos para sembrar cultura deportiva y dar a conocer deportes de los que solo suele hablarse de pronto cada cuatro años.



La serie de vídeos, que puede seguirse en Twitter, se detiene en cada una de las disciplinas olímpicas y, en el caso del esquí alpino, también en las pruebas, tales como el slalom o el descenso. Los vídeos, que combinan secuencias de competiciones en cámara lenta con gráficos, tienen una duración media de ochenta segundos y constan de tres partes: fundamentos, técnica y puntuación. 


Gracias a estos vídeos infográficos ya se pueden conocer, por ejemplo, el número y el peso de las piedras con las juega cada equipo al curling, las velocidades que se alcanzan en el skeleton o los tipos de saltos y giros del slopestyle, tanto en esquí acrobático como en snowboard, así como sus grados de dificultad y elementos de valoración de los jueces.

En este blog permaneceremos muy atentos a las coberturas más innovadoras que se hagan de los JJ.OO. de Invierno de 2018.