miércoles, 12 de julio de 2017

La nueva fisonomía de la crónica en la prensa deportiva: la evolución del género en Marca

Qué duda cabe que la nueva realidad digital ha influido de forma decisiva en la evolución del periodismo deportivo en los últimos años, primero porque la irrupción de nuevos medios han satisfecho algunas necesidades informativas que no estaban siendo atendidas por los convencionales y, en segundo lugar, porque la velocidad en los procesos de producción de noticias en internet obliga a que los medios tradicionales, especialmente los impresos, hayan tenido que replantearse la manera de presentar sus contenidos y abordar las coberturas.

La evolución de la prensa deportiva tras la llegada y consolidación de internet se observa en cómo se ha ido adaptando la crónica, que "se desarrolla como el relato principal para transmitir lo sucedido en las competiciones, el momento cumbre de esta especialización periodística". Y pese a la irrupción de lo digital, se "constata la vitalidad y pervivencia de la crónica como género" en el nuevo ecosistema informativo.

Así lo señala el periodista y docente Fernando Álvarez en su tesis doctoral "La crónica en el diario Marca antes y después de Internet. Análisis de la cobertura de la selección española de fútbol (1984-2008)", leída recientemente en la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia bajo la dirección de los profesores Elvira García de Torres y Bernardino Cebrián. Este trabajo se suma así al cada vez más amplio listado de tesis doctorales sobre periodismo deportivo defendidas en los últimos años en España.

Álvarez, delegado de Marca en la Comunidad Valenciana, analiza la evolución del tratamiento de la crónicas de la selección española de fútbol masculino publicadas por su periódico entre 1984 y 2008. Además, se detiene en los cambios producidos en el estilo de titular este género periodístico, en la extensión del texto, en los elementos gráficos complementarios, así como otros elementos textuales, la posición y los elementos de la ficha técnica, la presentación del cronista y las características estilísticas que definen este género en deportes como el uso de adjetivos, adverbios, tecnicismos, juicios de valor, lenguaje bélico, lenguaje coloquial, referencias al origen de los personajes, aumentativos y superlativos, extranjerismos, tópicos o expresiones machistas.

Entre sus conclusiones, esta tesis señala que la crónica sigue siendo "el género preferente en el diario impreso Marca pese a haber sufrido este género profundas alteraciones en su extensión y tratamiento", sobre todo a raíz del nacimiento de marca.com.

Además, este estudio indica que a lo largo de los años la crónica desarrolla un carácter más valorativo con mayor tendencia a la opinión. Asimismo, en su titulación este género tiende con el paso del tiempo a destacar "valoraciones del juego -en forma de alabanza o crítica- o detalles del acontecimiento -como el protagonista del partido- en detrimento de aspectos informativos como el resultado y sus consecuencias, más recurrentes en la etapa anterior al nacimiento de internet".


A este respecto, indica que la estructura de los textos se ha ido adaptando a nuevos formatos más valorativos ("la hibridación tradicional información-interpretación se traslada al campo de la interpretación-opinión") y menos descriptivos.

La estructura de la crónica es estable al basarse en titulación-texto-ficha técnica-apoyo gráfico, si bien el resto de elementos textuales e icónicos, como la fotografía, la infografía y el despiece varían a lo largo del tiempo. Reducen primero su presencia y luego desaparecen esos textos de apoyo relacionados con el acontecimiento deportivo o sus protagonistas como el 'Así jugaron', 'La película del partido' y 'Vestuarios'.

La ficha técnica

Otra conclusión a la que llega Fernando Álvarez es que la ficha técnica que aparece junto a la crónica o dentro de ella, aunque continúa siendo un elemento principal, pierde peso informativo al presentarse de forma más esquemática. "Deja de presentarse como un 'lead' informativo de introducción a la crónica y simplifica su cometido en cuatro funciones básicas: anuncia el resultado del partido, enumera y puntúa a los protagonistas, señala las amonestaciones del árbitro y atribuye los goles".

Entre los cambios producidos en la ficha técnica, esta incorpora el marcador del partido, que antes aparecía como segmento informativo del titular; pierde el epígrafe de 'Incidencias'; y asume contenidos tradicionales como las ocasiones (minuto a minuto) y las valoraciones del cronista (uno a uno). Pero también se comporta en determinados períodos como un cajón de sastre en el que caben estadísticas, polémica, valoraciones de la afición, claves, anécdotas y hasta publicidad.

La tesis subraya una tendencia al arrevistamiento que se aprecia con carácter general en los diarios deportivo, "que se atribuye al efecto pantalla derivado de los nuevos consumos". La fotografía pasa de describir acciones del partido (jugadas y goles) a captar emociones de los protagonistas, sobre todo de alegría. También aumentan las imágenes que reflejan polémica, lo que refuerza el carácter valorativo creciente del género. La función más informativa se traslada a las infografías.



"Tras el nacimiento de la web de Marca, aparecen como elementos textuales complementarios a la crónica los análisis, las estadísticas y, sobre todo, los artículos de opinión". Entre los rasgos del texto de la crónica que pierden protagonismo se sitúan los extranjerismos, el uso de apodos, referencias históricas a sucesos deportivos del pasado y las palabras compuestas. Siguen siendo frecuentes la adjetivación, la presencia de adverbios de modo, el uso de tecnicismos, el lenguaje bélico, el lenguaje coloquial o el empleo de aumentativos y superlativos.

Aunque la extensión de la crónica tiende a la reducción, tras el nacimiento de internet este género ha ido aumentando progresivamente su cuerpo de texto, todo ello "en un contexto de alteraciones significativas en el ecosistema comunicativo y también profundas en la estructura organizativa de Marca". Pese a todos los cambios mencionados en su evolución y adaptación a una nueva realidad periodística, la crónica deportiva sigue siendo un género de referencia en la prensa escrita.

lunes, 3 de julio de 2017

Tercer radar de nuevas tendencias en el periodismo deportivo digital

L'Équipe Explore, sección de reportajes multimedia de L'Équipe.
En la actual encrucijada mediática, donde los soportes tradicionales están padeciendo el ir perdiendo como audiencia a la gente joven, cada vez más consumidora de noticias en dispositivos móviles y redes sociales, y donde los ingresos digitales están tardando en llegar, las empresas periodísticas se afanan en buscar soluciones, al menos como tentativa, para encontrar resultados lo antes posible.

Así, los modelos de pago son tendencia al alza en medios digitales en Europa, muy especialmente el freemium, tal como señala un reciente estudio del Reuters Institute for the Study of Journalism; asoma como opción la diversificación de las fuentes de ingresos, no solo haciendo periodismo, sino también consultoría, formación o creación de contenidos para empresas, como se plantea en España el grupo Vocento; y se consolida la internacionalización de medios líderes en sus países o segmentos como estrategia clave para auspiciar un crecimiento que se topa con limitaciones dentro de su mercado y abrir nuevos horizontes para la sostenibilidad económica, como apunta la alianza de Marca con Claro Sports en México, una iniciativa que tendrá su continuidad en otoño en Colombia. 

El coste de la innovación

Las dudas que plantea a muchos medios, entre ellos los deportivos, la viabilidad económica de determinados nuevos formatos digitales, que aun así no dejan de explorarse, han aminorado la producción de proyectos costosos a la espera de hallar respuestas financieras convincentes. De esta forma, el francés L'Équipe sopesa convertir en un portal diferenciado por suscripción a su sección más vanguardista, L'Équipe Explore, un producto caviar que llega a costar hasta 15.000 euros la pieza (reportaje longform multimedia, webdoc o videorreportaje interactivo). Se busca cómo rentabilizarlo, aunque es complicado. De momento, se ofrece durante una semana a usuarios premium para luego abrirlo a todos los públicos.

Mientras tanto, la innovación que aplican las empresas periodísticas se enfoca sobre todo a dos tendencias claras que se afianzaron en esta primera mitad de 2017: el smartphone es, con diferencia, la plataforma de acceso a las noticias más importante en detrimento de la tableta y sobre todo el PC; y el periodismo se está haciendo cada vez más visual, lo que está llevando, a replantear la extensión y la manera de contar las historias para atender esas nuevas formas de lectura. Con este fin, el propio L'Équipe lanzó hace unos meses una nueva edición digital diaria interactiva y para dispositivos móviles, con contenidos accesibles en su totalidad solo para suscriptores. 

Estudio del Tow Center sobre uso de RRSS en medios de EE.UU.

Cada vez más vídeo dentro de un modelo distribuido

Y mientras se replantean nuevos formatos digitales más costosos, la apuesta creciente es el vídeo, en todos sus formatos y a través de todo tipo de plataformas, como eje de un modelo de distribución de contenidos a través de las redes sociales. No en vano, según el informe State of Video de Mediashift, el vídeo representará el 74% del tráfico web para este año y el 75% de los datos de tráfico móvil para 2020 (ya el año pasado el 90% de los vídeos en Twitter se visualizaron desde dispositivos móviles). El consumo del vídeo en directo crece, una tipología en la que mandan la última hora y los deportes.

Las estrategias de distribución de contenidos de los medios en las plataformas sociales han cambiado notablemente en los últimos dos o tres años, hasta el punto de que ya hay empresas periodísticas que publican contenidos en más de una veintena de plataformas sociales diferentes, tal como recoge un estudio reciente del Tow Center de la Universidad de Columbia (VER gráfico de arriba). Esta situación obliga a los medios a dotarse de uno o varios equipos dedicados a crear contenidos específicos para cada red social, en función de sus características y el perfil de usuarios.

Según indica uno de los últimos informes de NewsWhip, en Facebook no solo ha crecido exponencialmente el vídeo nativo sino que este supone un elevado porcentaje del engagement total logrado por cada medio en esta plataforma; se pone de manifiesto la importancia de producir vídeos de forma diferenciada en Facebook e Instagram y con distinta duración (30-40 segundos en Instagram, más largos en FB); se publican más rótulos sobre la imagen del vídeo (un titular, dato o declaración); y pasó de moda el vídeo vertical, son cada vez más cuadrados en su forma.

Y aunque los sitios deportivos que más publican e interacción generan en Instagram están volcando más sus esfuerzos en el vídeo, los formatos de deportes que mejor funcionan en Facebook son los posts con foto. Cada red, insistimos, requiere una estrategia diferenciada.

'Stat stories', vídeos con datos de B/R en Instagram.


Nuevas formas de contar

Dentro de la apuesta importante que se está acometiendo en el vídeo, destaca un formato muy atractivo que hace Bleacher Report, sobre todo en su edición británica, de vídeos infográficos con datos. Se denomina la serie ‘Stat Stories’, historias con datos, en vídeos de unos 40 segundos, con música normalmente y siempre con percha de actualidad. Son vídeos concebidos para Instagram que luego se incrustan en piezas dentro de la web. 

Este medio estadounidense está apostando por formatos creativos propios dentro de Instagram, como datografías; videoinfográficos; memes inteligentes; vídeos cortos en bucle con gráficos, dibujos y música o animaciones. Aquí la innovación narrativa es constante. Así, creó una minipelícula sonora del Barça-PSG de la remontada en la Champions con frames de fotos, cronología de minutos y música clásica de fondo.

Un formato de vídeo realmente atractivo y hacia donde apunta una de las últimas tendencias es el videográfico explicativo, como el realizado por Eurosport sobre el descenso de ciclistas en el Giro. También sobresale el videorresumen que practica The Guardian, con gráficos, datos, música y humor, de forma que compendia en minuto y medio o dos minutos el desarrollo de una competición, como este sobre los hitos y cifras del Chelsea campeón de la Premier. Igualmente, la videoprevia estadística parece expandirse en deportes. Al igual que hace a menudo The Guardian, La Gazzetta dello Sport también se prodiga en ello, como en este ejemplo en la antesala del Barça-Juve: los datos clave del partido en menos de un minuto.

Vídeo animado de LÉquipe que explica el Tour para no iniciados.

Qué duda cabe que no se dejan de explorar las posibilidades del vídeo para la web y redes sociales porque, cada vez más, la gente quiere imagen en movimiento. L'Équipe apuesta por el vídeo animado explicativo. Aquí en cuatro minutos explica cómo funciona el draft de la NBA o, en algo más de once, el Tour para no iniciados.

Directos enriquecidos

Los directos, el liveblogging deportivo, siguen potenciándose como fórmula de éxito a la hora de atraer audiencias y generar interacciones. Está es aprovechado para autopromocionar contenidos de otras temáticas, además de servir de laboratorio de pruebas para el uso de nuevas narrativas. The Guardian sigue experimentando con formatos para la cobertura de eventos en vivo, como la introducción de vídeos en directo y alertas de vídeo en móviles, al mismo tiempo que enriquece sus crónicas de minuto a minuto en los blogs: ritmo, oportunidad, precisión y enriquecimiento continuo con recursos fotográficos y datos, como este ejemplo.

La apuesta por los directos es evidente en los medios deportivos españoles. Marca los ha enriquecido con más datos, interacción, apoyos gráficos, con el fin de potenciar el formato que más tráfico lleva a la web. Actualmente se hacen en torno a 80 a la semana, junto con unos 20 streams de eventos. Es una de las grandes apuestas de marca.com y se sigue trabajando en su mejora, tanto en el diseño como en las funcionalidades para dispositivos móviles.

Revalorización del archivo y la recuperación de historias

Está adquiriendo importancia el archivo o hemeroteca digital como lugares que no solo permiten recorrer la historia de instituciones que han cubierto el deporte en las últimas décadas, como el caso de Sports Illustrated con SI Vault, sino también para recuperar historias. Un ejemplo interesante es este especial interactivo de The Undefeated de ESPN sobre activismo en la NBA, donde se agrupan temáticamente varias historias con un diseño atractivo.

También la curiosidad que puede despertar en el público volver a saber de quienes se habló mucho hace unos años sirve de excusa a medios deportivos para reconstruir historias, en unos casos tomando como referencia un momento puntual de la historia reciente, un partido, una efeméride, etc. en otros localizando al personaje o personajes que en su tiempo fueron protagonistas de las noticias. Así lo hizo Sports Illustrated dialogando con casi una veintena de fuentes para volver 15 años después a la secuencia sobre baloncesto callejero en Baltimore de la ya mítica serie The Wire.

Se trata este de un formato ya usado por Le Monde en su serie 'On a retrouvé', reportajes de largo formato sobre leyendas del deporte años que hace años dejaron de competir.

 Formatos innovadores

Entre la multitud de nuevas narrativas y formatos que explora a diario el periodismo deportivo digital, en su apuesta creciente por lo visual y por la llamada a la interacción, cabe destacar  'Profils',  interactivo de L’Équipe con perfiles dobles de un mismo personaje, en el que tú eliges el itinerario de lectura a partir de un botón superior que da las dos opciones.

Línea de tiempo del Boston Globe sobre las zapatillas de maratón.

Una línea de tiempo, casi siempre horizontal, puede funcionar también con disposición vertical si se hace visual, con muchas y buenas fotos de calidad y con breves textos explicativos. Un ejemplo, esta del Boston Globe en la previa del maratón sobre la evolución de las zapatillas de los corredores.

Este mismo diario ejemplifica en este otro ejemplo cómo aprovechar la narrativa scroll para ir mostrando y explicando elementos de un reportaje. En este caso el Globe rebate en este interactivo diversos argumentos científicos sobre aspectos del cuerpo del quarterback Tom Brady (39 años), que se van mostrando uno a uno, para señalar que la edad no es un límite para seguir triunfando en la NFL.

Y también está la fotogalería con datos, una galería como manera visual y atractiva de presentar un informe con datos. En este caso, Sports Illustrated ameniza con imágenes las estadísticas de los jugadores en activo de la NBA que en alguna ocasión han anotado 50 puntos o más en un partido, datos que aparecen en los pies de foto correspondientes. Pies de foto cargados de valor añadido.

Análisis pospartido con datos y gráficos del Telegraph.

Interesante reseñar aquí también el modelo de análisis pospartido con gráficos y datos puesto en marcha y mejorado por el británico The Telegraph. Sencillo, claro y explicativo. Aprovecha bien los gráficos generados y empleados en los directos para la resaca del partido.

Gráficos, interactivos o no

En los últimos meses también se ha debatido sobre la idoneidad de las infografías interactivas, con argumentos a favor y en contra. Así, por ejemplo, según The New York Times, pocos usuarios están dispuestos a interactuar con ellas, solo lo hacen el 15% de quienes visitan su web. Por ello, opta por ofrecer aquí experiencias personalizadas fijando aquellos datos que son los importantes y debe conocer todo el mundo.
Viene a colación recordar lo que señalaba hace unos meses Martin Stabe, jefe de Gráficos del Financial Times: "el problema de hacer un gráfico demasiado interactivo es que no se entienda bien la información y que los datos más sustanciales no lleguen al usuario". Por eso en FT hacen gráficos sin apenas interactividad.

De todas formas, es más que discutible la primera apreciación. Más allá de que esa medición sea solo del 15% hay que ponderar la calidad de cada visita; no hablamos de clics sino de tiempo medio de permanencia en la página. Aquí una argumentación diferente: por qué importa la interactividad en un gráfico: transparencia, experiencias-personalización y fiabilidad al permitir al usuario ir descubriendo y manejando toda una base de datos.

Lo que sí se aprecia es que sigue potenciándose el peso infográfico de las noticias, con especiales, informes e interactivos, y se avanza hacia el periodismo de datos a partir del análisis con gráficos y, por otra parte, una aproximación amena a la actualidad a través de la gamificación: plantear juegos para dar a conocer realidades deportivas, curiosidades y datos. 

Por otra parte, se ha avanzado en la gamificación de la información a través de diferentes tecnologías como PlayBuzz, Thinglink o Tableau y la introducción de elementos interactivos que inviten al usuario a permanecer más tiempo en la página. De esta forma, los contenidos de la web de medios deportivos como Marca empiezan a señalar una distancia cada vez mayor respecto a los formatos tradicionales, más comunes en el soporte papel, como son las previas, las crónicas y las piezas declarativas.

Y mientras buena parte de los esfuerzos de los medios hoy se depositan en el contenido de nicho, más personalizado, en newsletters, podcasts y otros formatos verticales, la innovación en el periodismo deportivo también pasar por diversificar fuentes y enfoques, por reorientar contenidos y temáticas, por introducir cambios en la agenda temática. 

Un ejemplo de cobertura innovadora es la que realiza la sección de Deportes del New York Times, sí, es el New York Times, pero marca el camino a seguir para cualquier medio deportivo importante: más historias, más análisis, más investigación, menos ruedas de prensa y acontecimientos convocados por gabinetes de comunicación, temas no tan ceñidos a lo local sino con alcance global,... Porque hace tiempo que cambió la manera de cubrir los eventos deportivos. Es hora de ajustar bien las prioridades.

FUENTES: Reuters Institute, Mediashift.org, Digiday.com, Newswhip.com, Columbia Journalism Review, Fastcodesign.com

Radares de nuevas tendencias anteriores:

Primero
Segundo

miércoles, 28 de junio de 2017

Nueva tesis doctoral señala la discreta cobertura mediática del balonmano femenino a pesar de sus éxitos internacionales

La principal diferencia cuando se compara el tratamiento informativo que recibe el deporte practicado por mujeres respecto al masculino es, fundamentalmente, que el primero normalmente precisa de éxitos internacionales de gran calibre para hallar un espacio en los medios, mientras que el segundo lo encuentra siempre, existan logros o fracasos, y, en el caso del fútbol, haya noticias o no. Sin embargo, con la excepción de los Juegos Olímpicos, donde países enteros se ilusionan con ver medallas de compatriotas y pasan más horas de lo normal delante de la televisión consumiendo deporte de todo tipo, ni siquiera lograr un título internacional garantiza a mujeres deportistas o a equipos femeninos aparecer siempre de manera suficiente en los medios.

Esta es una de las principales conclusiones a las que llega Vicente Soler Olcina en su tesis doctoral titulada El tratamiento informativo del balonmano femenino en los medios de comunicación deportivos especializados en España: Mundial de Dinamarca 2015. Este trabajo, defendido recientemente en la Universidad San Pablo CEU de Madrid bajo la dirección de los profesores Esther Cervera y Juan Oliver, constituye una muestra más de la relevancia creciente que está adquiriendo la investigación en materia de comunicación y deporte en España en los últimos años.

Soler Olcina defiende que "al deporte femenino en general, y al balonmano practicado por mujeres en particular, se le puede otorgar una mayor difusión y presencia en los medios de comunicación de en España" y agrega que "a pesar de que el protagonismo del balonmano femenino se ha visto incrementado gracias a diversos factores, todavía no se corresponde con las cotas informativas que tienen otras disciplinas deportivas". Esta situación es particularmente llamativa en el caso del balonmano, el tercer deporte de equipo con más licencias federadas en España (92.716), según los datos del Consejo Superior de Deportes de 2015, tan solo por detrás del fútbol y del baloncesto; y en el que la selección femenina ha logrado en la última década v cuatro medallas internacionales: dos platas europeas (2008 y 2014), un bronce mundial (2011) y un bronce olímpico (Londres 2012). 

Para evaluar el comportamiento de los medios al respecto del balonmano femenino, el autor en su estudio combina entrevistas semiestructuradas a académicos, entrenadores, directivos, periodistas, responsables de Comunicación y Marketing, exentrenadores y jugadoras; cuestionarios a periodistas y a jugadoras; con el análisis de contenido periodístico en la cobertura que hicieron medios de radio, TV, diarios deportivos y portales especializados del Mundial de Dinamarca 2015 absoluto de balonmano femenino. 

Pese a que el partido del bronce olímpico en Londres 2012, conseguido ante Corea del Sur después de dos prórrogas, arrojó una audiencia récord para el balonmano femenino en España (1.681.000 espectadores, una cuota de pantalla del 18,8 %; el minuto de ororeunió a 2.742.000 televidentes (32,6 %), esta modalidad dispone de un tiempo y un espacio mínimos en la actualidad deportiva en los medios de comunicación tradicionales, lo que, a su juicio, provoca, "entre otras consecuencias, la ausencia de patrocinadores y las consiguientes dificultades para incrementar presupuestos y salarios".   

Los medios digitales especializados, al rescate

Como contraposición a esta falta de visibilidad generalizada del balonmano femenino, Soler Olcina destaca el papel que están desempeñando los nuevos medios digitales (el autor cita, por ejemplo, a HandStation, Valonmano con V y DeporteCienPorCien), que atienden mejor esa demanda informativa latente y desatendida hasta hace poco de los aficionados al balonmano y, así, "actúan como su mayor ventana de visibilidad en la actualidad"

Según el autor, "en contraposición a los grandes medios tradicionales, surgen dos nuevas opciones que ofrecen una información completa, extensa y puntual de la actualidad relacionada con el balonmano femenino: las webs especializadas y los podcasts. Además, estos contenidos son accesibles de forma gratuita, salvo contadísimas excepciones".

Asimismo, la tesis también recoge entre sus conclusiones el "esfuerzo paulatino, pero todavía insuficiente, de la Federación Española de balonmano como máximo organismo deportivo y agente responsable de la imagen y emisión de contenidos mediáticos de este deporte" al no existir aún la misma implicación del gabinete de prensa y ni las mismas voluntades de la institución en general por situar la disciplina masculina y la femenina al mismo nivel de atención deportiva y mediática.

Por otra parte, la investigación apunta a la necesidad de que las jugadoras de la selección nacional de balonmano se forjen una marca alejada del icono sexista tradicional y más relacionada con la transmisión de otros valores positivos relacionados con la práctica deportiva. A este respecto se destaca como ejemplo a Eli Pinedo, "una jugadora que cuida sus perfiles sociales, con página web propia y con un alto grado de interacción con sus seguidores" y a "figuras de prestigio mundial como Marta Mangué, que actúan como referencias de las jugadoras en edades tempranas". 

La tesis termina abogando por un "cambio en la mentalidad sociocultural hacia el deporte femenino y el apoyo mediático de las instituciones en las competiciones de balonmano practicado por mujeres". En este sentido, el autor afirma que "es preciso el fomento del deporte base femenino a través de las escuelas y de programas estatales o regionales dirigidos a la formación de la deportista" y ese impulso de la competición desde la infancia cuente también con el respaldo de estamentos gubernamentales.

Parece razonable pensar como solución que la Federación Española en colaboración con los clubes vertebre una estrategia común de comunicación dirigida a ‘colocar’ el balonmano no solo en los medios (esto puede ser más una consecuencia del cambio social), sino también en los colegios y en el conjunto de la sociedad. Esta debe visibilizar la importancia de cada deporte a través de acciones formativas, celebración de eventos y publicaciones que deben promoverse desde las diferentes instituciones. Porque cultivar cultura deportiva lleva tiempo y no es, ni mucho menos, una tarea que pueda resolver solo el periodismo.